Caso Ferreyra: Denuncian desaparición de un testigo. Apareció su auto en Avellaneda

jueves, 4 de octubre de 2012

La familia del trabajador ferroviario Alfonso Severo, un testigo en el juicio por el crimen del militante del Partido Obrero, Mariano Ferreyra, que debía declarar en Tribunales, denunció su desaparición. Su auto apareció hoy en Gerli. Fue encontrado abandonado y con la llave colocada en el pasaje Angaco 1536 de esa localidad del sur del conurbano, donde se preservó el lugar para el trabajo de la Policía Científica.


El auto, un Renault Clío patente HGA 137, fue encontrado abandonado y con la llave colocada en el pasaje Angaco 1536 de esa localidad del sur del conurbano, donde se preservó el lugar para el trabajo de la Policía Científica.

El presidente del Tribunal Oral en lo Criminal, 21 Horacio Díaz, informó este mediodía que el testigo Alfonso Severo no se presentó a la audiencia donde estaba citado como testigo para declarar en el juicio por el crimen de Mariano Ferreyra.

Díaz notificó oficialmente la ausencia en la audiencia de Severo y adelantó que un secretario de la fiscalía de Avellaneda, donde se denunció la desaparición, se entrevistará con el Tribunal para ponerlos al tanto de la marcha de la pesquisa, mientras continuaban las declaraciones de testigos en los tribunales federales de Comodoro PY 2002.

En ese marco, el ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, instruyó a la Dirección de Personas Desaparecidas de la Subsecretaría de Justicia, y a las Superintendencias de Investigaciones y Delitos Complejos, a intensificar las acciones de búsqueda de Alfonso Severo, testigo en la causa de Mariano Ferreyra, de quien no se sabe nada desde ayer.

Además, Casal ordenó que todas las áreas de investigaciones se pongan a disposición del fiscal interviniente en la búsqueda.

La familia del trabajador ferroviario Alfonso Severo, un testigo en el juicio por el crimen del militante del Partido Obrero, que debía declarar hoy en Tribunales, denunció su desaparición.

"No tenemos rastros de él desde anoche. Estaba muy entusiasmado por poder declarar hoy. En ningún momento él se hubiera borrado. Pongo las manos en el fuego por mi padre y mi familia está destrozada", dijo en declaraciones a TN Gastón Severo, hijo de Alfonso.

Severo es un trabajador ferroviario de Ferrobaires, con sede en el barrio de Constitución, que en la etapa de la instrucción del juicio, había declarado que en la noche del 20 de octubre de 2010 –el día que lo mataron a Ferreyra- le “tirotearon” la casa.

"Mi padre nunca tuvo miedo de nada. El aportó mucha información a la causa. Siempre estuvo para ayudar y, por ayudar, termina siendo dañado uno mismo", sostuvo el hijo.

Severo -que vestía un pantalón de jean, camisa y zapatos, y no tenía problemas de salud, según refirió su familia- salió de su casa anoche a las 22.30 a bordo del auto Renault Clío negro, chapa HGA-137, y nunca llegó a la casa de su hijo, donde se dirigía.
 

0 comentarios: