César "Tato" Díaz presenta su libro "Comunicación y Revolución es una tesis compañera"

miércoles, 4 de julio de 2012

El autor explicó que el libro se enfoca en la temática de la perspectiva comunicacional previa a la Revolución de Mayo y la presentará en los próximos días junto al vicegobernador Gabriel Mariotto.

El historiador y escritor, César "Tato" Díaz, está presentando por estos día su nuevo trabajo "Comunicación y Revolución", un volumen que abarca la perspectiva comunicacional desde 1759 hasta 1810, año de la revolución de Mayo.

Díaz en profesor de Historia egresado de la Facultad de Humanidades de la UNLP, con un doctorado en Comunicación Social, es profesor de la Facultad de Periodismo de la Alta Casa de Estudios platense y subdirector de la biblioteca del Senado bonaerense y tiene la particularidad de ser el primer investigador en ciencias sociales no vidente en recibir una distinción por su trabajo intelectual.

"El libro es una tesis compañera", calificó Díaz, al tiempo que explicó que el objetivo "es dar cuenta de lo que fue ese proceso revolucionario desde una perspectiva comunicacional".

El historiador desmitifica en este libro la versión de que el periodismo no tuvo influencia en el proceso revolucionario."Se decía que no se publicaba nada porque había censura previa, que los artículos eran naif, que no decían nada y que tampoco influyó porque nadie sabía leer, solamente algunos miembros de las clases acomodadas y varones. Este es un gran error- aseveró- para eso voy dando cuenta de diversas cuestiones.

"Primero empiezo a analizar y establezco polémicas con mi estilo jauretcheano, con escritores de renombres, como Habermas, a los que les cuestiono su ninguneo al periodismo manuscrito, especialmente los pasquines, como la Recova , El Catedral, El Fuerte; y la negación a la participación femenina en la esfera pública, cosa que yo no estoy para nada de acuerdo", continuó.

"Hay un ejemplo que yo cito, en el año 1809 Cisneros quería traer de Montevideo a Elio y para persuadirlo, hay que tener en cuenta que Buenos Aires era una aldea con una pequeña población, se publican mil pasquines diciéndole algo así como quédate tranqui porque te vamos a pegar una degollada que vas a ver. Ahí tenemos una manifestación comunicacional, manuscritos muy eficaz", argumentó el autor.

Luego, Díaz, comentó que le ha llevado "mucho trabajo de elaboración esta tesis, estoy hablando de ocho años o más, es una tesis que ojalá tenga difusión. En estos día estaré presentando esta tesis en el Senado Bonaerense con la presencia del vicegobernador Gabriel Mariotto", anticipó.

El historiador, resaltó como tema central de la esfera pública "a la movilizaciones callejeras", desde un pensamiento nacional y popular y agregó: "entiendo que esta situación en buena medida es el poder, y la esfera pública rioplatense se amparaba en la movilización callejera, que fueron capaces de generar cabildos apoyados por esta muchedumbre para evitar que Sobremonte no reasumiera su cargo de virrey".

También contó "otro aspecto muy interesante es el periodismo que es muy importante en esta época y nadie lo rescata porque era el único medio de comunicación que tenían los intelectuales, no había libros , ellos podían escribir artículos periodísticos pero no un libro porque no había imprenta. El periodismo es el gran vehículo, es lo que yo rescato, después me encargo de probar que sabían leer las mujeres, los esclavos varones y mujeres, los aborígenes y voy demostrando como se leía y encuentro que la práctica de lectura era en voz alta, eran lecturas plurales que llegaban a un gran público y se leía en las tertulias, en las casas particulares, en los cafés, en las pulperías, en los atrios de las iglesias, en las calles, en las plazas.

"Y eso no es que lo digo, también lo demuestro y el universo de lectura incluía también a los analfabetos", fundamentó el autor.

En la misma sintonía, el historiador señaló que el discurso periodístico "llegaba a gran número de personas, inclusive me encargo de demostrar que la censura previa no funcionaba bien. Se decían cosas, y muy severas, como que un periodista de Potosí le dice al Rey, mire que estamos matando dos mil quinientos aborígenes por año en las minas de Potosí, una crítica severísima de un componente de la esfera pública rioplatense hacia el Rey".

Esta situación, según explicó Díaz le permite "poder mostrar por ejemplo a Halperin Donghi que dice que Belgrano y sus discípulos tenían como horizonte la provincia de Buenos Aires, y yo estoy mencionando que están escribiendo de Potosí, lejos de pensar en Buenos Aires, pensaban en toda la América ".

El escritor considera a Manuel Belgrano como "el gran inspirador de la comunicación rioplatense; yo discuto con Habermas, pero establezco una categoría de periodismo intelectual ampliado, es un concepto inherente a la modernidad, consecuentemente Belgrano es un intelectual de cabo a rabo, demuestro que esta encabezando una esfera pública rioplatense y es el alma y el motor de este proceso revolucionario".

Volviendo a nuestra realidad, Díaz opinó que el periodismo hoy goza de "muy buena salud", la nueva ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales "ofrece allí una plataforma para que diversos sectores que componemos la sociedad tengamos posibilidades de acceder a los medios de comunicación, desde ese punto de vista estamos en el buen camino"

Además, consideró como "muy auspicioso el debate que se dio en torno a esta normativa, más allá de la posición que cada uno adopte, se debatió públicamente que implica las corporaciones de medios".

"Espero que esta gacetilla de la presentación de mi libro aparezca en algunos medios, ya que no digo que haya censura porque es muy fuerte, pero si se omite información destinada a mi persona por el compromiso político que tengo", denunció.

Más adelante, Díaz manifestó su orgulloso de haber recibido el premio al investigador formado de la UNLP. "Soy el único ciego que he sido premiado con distinción tan honorable, y no parecieron los medios gordos de la ciudad a reflejarlo porque yo soy Tato Díaz", disparó.

En tanto, llamó a que los argentinos "sepamos aprovechar el momento este de repensar los medios de comunicación y que no se nos pierda de vista lo que decía el gran sabio de las clases populares, Arturo Jauretche 'que eso de la libertad de imprenta es más que nada libertad de empresa'. Acá los medios son actores políticos que juegan con intereses determinados, los de lucrar e influir", advirtió el historiador.

"A no rasgarse las vestiduras y a no esconder lo que muchas veces prima, que es la publicidad", señaló Díaz, quién para finalizar utilizó una metáfora para sintetizar su pensamiento: "No hay peor ciego que el que no quiere ver".

0 comentarios: