Arlía: “Somos parte del mismo proyecto”

domingo, 1 de julio de 2012

El ministro de Infraestructura bonaerense Alejandro Arlía negó diferencias con la Casa Rosada y reconoció que siempre hay espacio para mejorar en la administración, en una entrevista con el diario Tiempo Argentino.

El funcionario provincial no se mostró dolido por el discurso de la presidenta Cristina Fernández y destacó las cinco reformas tributarias que emprendió la administración de Scioli. Lejos de cualquier confrontación con el gobierno nacional, aseguró que estudian medidas adicionales por la crisis de financiamiento.

Alejandro Arlía conoce al dedillo los números de la provincia. Ocupó la cartera económica y hoy conduce el Ministerio de Infraestructura. Lejos de cualquier confrontación con el gobierno nacional, dice que la administración de Daniel Scioli forma parte del mismo proyecto político de la presidenta Cristina Fernández y que no hay ninguna crisis en la relación bilateral.

En diálogo con Tiempo Argentino anticipa medidas adicionales para cerrar la brecha y destaca la asistencia de la Casa Rosada para afrontar parte del pago de los sueldos.

–¿Cuál es la relación con el gobierno nacional tras las diferencias por la transferencia de fondos?

–Durante estos años trabajamos muy bien Nación, provincia y municipios y están dadas todas las condiciones para seguir trabajando en ese contexto, máximo mirando lo que está pasando en el mundo con la recesión internacional y las implicancias en nuestras exportaciones, especialmente por las restricciones que nos imponen otros países. En ese marco de desaceleración que tenemos en nuestra economía tenemos que seguir trabajando juntos.

–Usted llama a seguir trabajando juntos, ¿eso quiere decir que hay una ruptura?

–No hay ninguna ruptura. En algunos discursos hay una postura de diferenciación, cuando para mí formamos parte del mismo proyecto nacional, no me puedo imaginar una relación mala entre la provincia y la Nación y que eso pueda dar un buen resultado. No hay posibilidad de que a la Nación le vaya bien si a las provincias les va mal, y viceversa.

–Pero la presidenta Cristina Fernández le reclamó a la provincia que gestione mejor…

–No fue específicamente a nosotros, dijo que tenemos que administrar bien en este contexto, pero no porque hayamos hecho mal las cosas hasta ahora, sino por un contexto dinámico. En los últimos seis meses se nota un cambio y un rebrote de la crisis internacional. Están todos los mercados internacionales cerrados, que era uno de los instrumentos que usaba la provincia en acuerdo con la Nación, y tenemos que tener una estrategia de preservar el funcionamiento de los servicios públicos y tratar de que eso sea compatible con nuestros niveles de financiamiento, que tenemos acotado en función de la Ley de Coparticipación.

–¿Cuál es la situación fiscal de la provincia?

–Por el lado de los recursos hicimos un enorme esfuerzo, somos la provincia con mayor presión tributaria, nuestra recaudación es equivalente al 5,4% del producto bruto provincial, el 60% de nuestros ingresos son propios y el nivel de gasto es el más bajo en relación a las demás provincias. De todos modos, siempre creemos que hay cosas para mejorar, y por eso no nos sentimos dolidos por el discurso de la presidenta.

–Aun con esos números no les alcanza. ¿Por qué?

–No nos alcanza porque somos el 40% del país y recibimos el 20% de coparticipación federal de impuestos. El promedio de coparticipación son 4465 pesos por habitante por año, mientras que nosotros recibimos 1471 pesos, es una brecha de tres veces. En cambio, tenemos una brecha de tres veces pero al revés en el gasto primario per cápita, que en la provincia es el más bajo del país, con 3751 pesos por año, mientras que el promedio nacional, sin Buenos Aires, asciende a 11 mil pesos. Aunque hagamos todos los esfuerzos en materia de recaudación, es tan grande la demanda de servicios públicos en la provincia y es tan exagerado el reparto de coparticipación hacia otras provincias, que Buenos Aires no puede cubrirlo sin el aporte de la Nación. Pero está claro que podemos hacer cosas para mejorar la administración, siempre.

–¿Van a tomar medidas adicionales al desdoblamiento en el pago del aguinaldo?

–Adecuándonos a nuestra realidad vamos a tomar medidas. Vamos a hacer un trabajo muy pormenorizado del gasto, medidas de restricción para tratar de reducir la brecha un poco. La obra pública es uno de los elementos que lamentablemente se va a tender a retraer. De todos modos, mientras no se resuelva el problema de la coparticipación tenemos dos posibilidades, o la asistencia del gobierno nacional, que nos sigue asistiendo –de hecho nos mandó 1000 millones para pagar parte de los salarios–, o tomar deuda en los mercados internacionales que están cerrados. Frente a ese escenario, nosotros elegimos conversar con los gremios y decirles que si bien no esperamos que sea una medida bienvenida, tomamos la determinación de desdoblar el aguinaldo con el objetivo de garantizar los sueldos de agosto.

–Hubo polémica por la diferencia entre lo que reclamaba la provincia y los fondos que giró Economía.

–En otros momentos siempre las cifras fueron más cercanas a lo que pedíamos, y por eso podíamos cubrir regularmente los pagos. A principios del año pasado salimos al mercado y colocamos 700 millones de dólares a diez años con una tasas de 10,875 por ciento. Hoy ese plazo, ese dinero y esta tasa no existen. Este año necesitábamos más ayuda y evidentemente la Nación nos ayudó y estamos agradecidos.

–¿Cuál es el horizonte para los próximos meses?

–Notamos signos de desaceleración de la actividad económica, es un contexto internacional y local adverso. No se está dando la tasa de rendimiento de los impuestos que esperabamos, a eso se suma el cierre de los mercados y que Nación nos puede ayudar pero no tanto como necesitamos, por eso la presidenta le dice a todas los provincias que gestionen.

-¿No deberían haber tomado medidas antes para garantizar los ingresos?

–Nosotros hicimos cinco reformas fiscales, incluida la última con el revaluo fiscal, el primero desde 1955. El último revalúo de tierras en la provincia que ordenó el General (Juan) Perón fue quemado y dos compañeros terminaron desaparecidos. No es que no hayamos hecho cosas, por eso no nos sentimos dolidos con el discurso de la presidenta.

Entrevista por Hernán Dearriba

0 comentarios: