El Frente Grande rechaza el paro convocado por camioneros

lunes, 25 de junio de 2012

El Partido Frente Grande, en el Frente para la Victoria, manifiestó su desacuerdo "con la metodología empleada de las últimas horas por la conducción del Sindicato de Camioneros, por considerarla mucho más una operación política que una legítima reivindicación gremial".

"El anuncio de la ratificación de un ”paro nacional” por cuenta del Sindicato de Camioneros y de la CGT, para el próximo miércoles, a pesar del acuerdo paritario de un aumento del 25,5% logrado por el gremio con la patronal, es injusto para el gobierno popular y democrático que ha librado las batallas más duras contra los sectores reaccionarios que abogan por la concentración de la riqueza", indicaron desde el Frente Grande.

"Concluída la discusión exageradamente forzada de la lógica disputa entre empresarios y trabajadores, la convocatoria del miércoles próximo pasa a discutir de manera inapropiada la cuestión de impuesto a las ganancias, ingresos que se debe incluir en el marco de una política impositiva redistributiva y abierta a las necesidades del conjunbto de los sectores menos favorecidos y del conjunto de las necesidades de la Nación", indicaron.

Agregaron que "la resolución de la conducción de la CGT y de eventuales discusiones partidarias no debe confundirse con legítimas reivindicaciones sindicales, las que deben evitar ser confundidas con las operaciones de la derecha con intención de debilitar al gobierno nacional".

"El Partido Frente Grande reitera su total apoyo a la política del gobierndo de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y exhorta a reforzar la unidad de los sectores populares que sostienen sus políticas nacionales, populares y democráticas", sostuvieron.

"El Partido Frente Grande (FG) considera que el paro, además, es injusto para con un gobierno que ha puesto en marcha políticas públicas necesarias que garantizan la inclusión social, la creación de puestos de trabajo, la distribución de las riquezas y la justicia social", indicaron.

Finalizaron diciendo que "todos los trabajadores y trabajadoras necesitan ser defendidos por sus gremios, pero éstos no pueden poner por encima del bienestar común y colectivo, los intereses políticos personales. Esta actitud, sin lugar a dudas va en detrimento de lo logrado luego de una de las crisis más severas que tuvo que atravesar la Argentina y pone palos en las ruedas a un modelo que ha tenido como principal sujeto de derechos a los trabajadores, trabajadoras y a los desposeídos".

0 comentarios: