Conflicto Moyano Gobierno: Cuando lo particular prima sobre lo general

jueves, 21 de junio de 2012

Por Frente Grande *

Sin lugar a dudas los reclamos expuestos pueden tener la adhesión no sólo de los propios representados por Moyano, sino de otras franjas de trabajadores: una mejora salarial, el impacto del impuesto a las ganancias sobre los ingresos y los máximos para pagar asignaciones familiares exponen una problemática común de quienes tienen un trabajo registrado y con un ingreso de bueno para arriba.

Los métodos de lucha expuestos por el Moyanismo ponen en vilo a una porción importante de la sociedad dado el alcance de las medidas: cajeros automáticos sin dinero y desabastecimiento, por ahora, de combustibles.

¿Qué es lo que lleva a que una organización social que se supone representativa de los trabajadores juegue en el mismo lado de la cancha de, por ejemplo, los capitalistas que expoliaron YPF y generaron desabastecimiento como método de presión?

¿Qué es lo que hace que un sector activo en la lucha por las reivindicaciones y el cambio se vuelva desestabilizador de ese cambio?

Hace 10 años, cuando Hugo Moyano no conducía la CGT y el país se caía a pedazos eran impensables las reivindicaciones que ahora encabeza. Menos aún canalizarlas por una negociación colectiva.

Para el Frente Grande (FG) las políticas públicas de los últimos 10 años transformaron el país y lo que se discute lo demuestra. El modelo propuesto por Cristina Fernández, y que Moyano no ayudó a consagrar en las urnas de 2003, pero sí contribuyó a construir con múltiples actores sociales y políticos, ha modificado la estructura económica que incluye a millones de argentinas y argentinos.

En este proceso político, consagrado en las urnas en 2011 con el 54 % de los votos, todas las organizaciones sindicales crecieron y, como proceso retroalimentador, hicieron crecer el proceso. Hay más producción y trabajo, mejores salarios y condiciones laborales, pero sobre todo más justicia social.

La desproporción entre métodos y fines demuestra que el fin perseguido es otro: el sector dirigente que encabeza Hugo Moyano disputa, bajo la forma de reivindicaciones sociales, la conducción de la central obrera. Presiona al proyecto nacional que lo supo cobijar para mantener una conducción gremial –la CGT- que ve peligrar en su proceso eleccionario. Se pretende trasladar así al conjunto de la sociedad una crisis del modelo sindical.

Lo individual sobre lo colectivo, lo particular por sobre lo general, el proyecto de algunos por sobre el de las mayorías es lo que se muestra más allá de las reivindicaciones.

* Adriana Puiggrós (Presidenta Frente) - Daniel San Cristóbal (Sec. Gral. Frente Grande)

0 comentarios: