Arturo Umberto Illia: 46 aniversario del golpe de estado

jueves, 28 de junio de 2012

Por César Arrondo *

El  día 28 de junio del año 1966 tuvo lugar en la República Argentina un golpe de Estado llevado adelante por los militares, cuyo único fin, fue derrocar al gobierno democrático del Presidente Arturo Illía. La asonada, contó también con el apoyo inescrupuloso de la derecha golpista, sectores oscurantistas del clero, y los grupos económicos vinculados a los intereses extranjeros, entre ellos, los laboratorios farmacéuticos y las empresas petroleras norteamericanas.

Cabe recordar que ambos monopolios,  habían perdido sus privilegios de explotación y la consecuente comercialización indiscriminada de sus productos  en la Argentina.  Pero esto solo fue posible a partir de la implementación de políticas soberanas, desde el verdadero ejercicio del mandato que le delegó el pueblo al presidente constitucional Arturo Illía, quien como afirmara en la campaña electoral, al llegar al gobierno, puso un freno al  proceso de expoliación de la economía nacional.

Toda la vida del Presidente Arturo Illía fue un ejemplo de honestidad y compromiso con los problemas y necesidades del país. En tal sentido, una vez recibido de médico fue a trabajar a la ciudad  de Cruz del Eje (Córdoba), como medico de los obreros ferroviarios, luego de haber sido designado por el entonces Presidente Hipólito Yrigoyen. En el año 1935, cuando Amadeo Sabatini era gobernador de Córdoba, el Dr. Arturo  Illía  ocupó el cargo de Senador provincial, y trabajó duramente por la aprobación de las leyes para mejorar la situación del agro, entre ellas, las que posibilitaron comenzar un proceso de "Reforma Agraria".

Arturo Umberto Illía ocupa hoy un merecido y destacado lugar en la historia Argentina, como un vivo ejemplo de honestidad, como así también,  por las acciones de gobierno en el ejercicio de la presidencia, la cual comenzó en el mes de octubre de 1963. Ejemplo de lo antes dicho, son la siguientes medidas de gobierno: la Ley de Medicamentos, la Anulación de los Contratos Petroleros, la Anulación de los Gastos Reservados, la Defensa de la Soberanía de las Islas Malvinas, la Garantía de las Libertades Públicas, la Austeridad Republicana, la vigencia del Derecho de Huelga, el Salario Mínimo Vital y Móvil,  la Política Exterior Soberana y la Solidaridad con los pueblos más frágiles del mundo, como así también, haber logrado implementar con el fin de optimizar el sistema educativo de los argentinos, una imputación en el presupuesto nacional de recursos y gastos, de un veinticinco por ciento, (25 %) del total, el mayor porcentaje que se registra en toda la historia constitucional Argentina.

El mejor homenaje que hoy podemos dispensar a Don Arturo Illía, será repasar su acción de gobierno y allí podremos apreciar los militantes  radicales, muchos ejemplos de cómo se puede ser consecuente con los principios doctrinarios partidarios, al aplicarlos en el ejercicio real del poder, cumpliendo de esta manera con el mandato histórico de un radicalismo transformador, el cual,  históricamente ha sido un claro defensor de la soberanía nacional y de los derechos de nuestros conciudadanos, los cuales  muchas veces han sido conculcados, por los regímenes autoritarios.

* Prof. César Arrondo - Foro Nacional de Historiadores de la Unión Cívica Radical

0 comentarios: