Viaje a Las Lomitas: SOLP y la UCALP por la solidaridad

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Como el año pasado, 2009 continúa la senda de la solidaridad para Sociedad Odontológica. Tal es así que Mauro Bidondo, docente de la UCALP y principal motor de los viajes de alumnos al interior del país para brindar ayuda odontológica a comunidades necesitadas, repitió la iniciativa de viajar a Las Lomitas con un nuevo grupo de futuros colegas ávidos de aprender a partir de la ayuda.

Odontólogo, especialista en Prostodoncia -titulo otorgado por la UCALP-, Bidondo trabajó en sus inicios como profesional dentro del Ministerio de Desarrollo social de la Provincia de Buenos Aires lo que le abrió las puertas para participar en programas preventivos, de odontología general y de rehabilitación con prótesis gratuitas para diferentes poblaciones en situación de riesgo social.

Como Jefe de Trabajos Prácticos de la Cátedra de Prótesis de 3er año de la Facultad UCALP-SOLP, Bidondo tuvo la posibilidad de coordinar una de las experiencias más enriquecedoras de su carrera como docente: el viaje de quince alumnos de 4to y 5to año de nuestra Facultad para brindar un servicio a las comunidades más necesitadas.

Nuevamente el grupo de estudiantes la Facultad viajó a Formosa para atender las necesidades de los excluidos, aquellos que no reciben lo que les corresponde por parte del Estado, logrando que sea posible aprender y al mismo tiempo dar ayuda. Esta vez Bidondo estuvo acompañado en la coordinación del viaje por la Doctora Noelia Corvalán, Jefa de Trabajos Prácticos de la Cátedra de Anatomía Dental.

En la localidad de Las Lomitas, Formosa, las condiciones de vida no son las mejores y la ayuda del Estado no impacta como debería. Hasta allí llegaron Bidondo, Corvalán y sus alumnos, sabiendo que la labor iba a ser de gran importancia para los pobladores del lugar.

De eso hablamos en la siguiente entrevista, de lo que significó este viaje y de la importancia de seguir apostando por una profesión.


Bidondo, ¿cuál es el objetivo principal de estos viajes?

— El objetivo principal es sin dudas, AYUDAR. Somos privilegiados en formar parte de una profesión que tiene (o debería tener) como prioridad a la SALUD. Desde nuestro lugar, entonces queremos tenderle una mano a esta población de argentinos que viven en una pobreza extrema y que con resignación muchas veces soportan la desigualdad y la marginalidad en las que les toca vivir.

¿En qué se diferencian este viaje del anterior?

—Básicamente en que conocíamos el panorama y la situación con la que nos íbamos a encontrar. Por otra parte, la población estaba enterada de nuestra visita y nos recibió de la mejor manera, con mucha predisposición. Este último viaje se realizo, por suerte, con muchos más participantes, que incluyeron dos odontólogos y alumnos avanzados en la carrera, es por eso que se pudieron llevar a cabo muchísimas prestaciones odontológicas que brindaron soluciones a gran cantidad de chicos.

¿Cuál fue la respuesta de los alumnos?

—Algunos se mostraron asombrados en un principio, al ver la situación de desigualdad social en la que se encuentran los habitantes de las comunidades aborígenes. Los alumnos que ya habían participado del viaje anterior reafirmaron de esta manera su compromiso de labor solidaria y están felices de poder participar en este tipo de proyectos. Para muchos de ellos, esta fue la primera experiencia solidaria y por suerte la aprovecharon poniendo mucha dedicación y una predisposición permanente para las tareas. Con la Dra. Corvalan estamos más que satisfechos con este grupo de alumnos porque notamos que TRABAJARON CON EL CORAZON.

¿En qué consiste puntualmente este proyecto?

— Somos concientes de la importancia que tiene la educación, el conocimiento y la prevención cuando hablamos de salud. También sabemos que no todos en este país tenemos la posibilidad de acceder a una atención odontológica adecuada. En esta zona de la provinia de Formosa viven una realidad de la que nuestros gobernantes deberían avergonzarse, debido la situación de pobreza extrema y demás problemáticas que padecen.

Dentro de este panorama de exclusión, muchos no conocen siquiera la existencia del cepillo dental. De esa manera programamos las actividades que iban desde charlas con niños, madres, agentes sanitarios y maestros criollos y aborígenes (memas) como también juegos, títeres, películas, y este año incorporamos al grupo un payaso que entrega a los chicos cepillos, pastas y folleteria de información. También un improvisado conjunto musical que supo alegrar a pequeños y grandes, y le dio un toque de distinción a la labor. Se realizó revelado y control de placa bacteriana, enseñanza de cepillado y topicacion con flúor, y luego del fichado e historia clínica pudimos profundizar en la atención, mediante inactivaciones de caries, selladores y extracciones dentarias, logrando dejar en estado de salud muchísimas bocas. El grupo de atención estuvo compuesto por dos odontólogos y 15 alumnos de 4to y 5to año.Las tareas se realizaron en jardines y escuelas primarias que se encuentran dentro de las comunidades. En las aulas más grandes se hicieron las charlas y juegos, y los fichados, en cambio la atención específica fue desarrollada al aire libre, utilizando bancos y mesas de los salones. Una experiencia distinta a la que los alumnos no estaban acostumbrados, por supuesto, pero que brindo una buena visualización de las bocas y un trabajo en equipo eficiente. Hay que destacar la labor de la gente de Trenque Lauquen (padres y amigos de una de las alumnas) que ayudados por la comunidad de esta ciudad bonaerense, durante todo el año trabajo incansablemente para poder llegar a Las Lomitas con un camión cargado de insumos comestibles, ropa, útiles escolares, computadoras, etc., que fue donado a las comunidades aborígenes más necesitadas. A su vez los colegios de esta ciudad recaudaron fondos con los que se les compró artesanías a las mujeres aborígenes, brindando una ayuda económica extra para la población. Es verdaderamente admirable la ayuda desinteresada que realiza este grupo de voluntarios que año a año dice presente en esta zona tan olvidada de nuestra Argentina.

Entonces, el balance es más que positivo...

— El balance es muy positivo. Con los resultados obtenidos estamos haciendo un trabajo estadístico que luego publicaremos. Realizar este proyecto nos llena de satisfacción y lo realizamos con mucho orgullo. La salud es un derecho de todos y queremos aportar lo nuestro para que esto pueda ser una realidad. Viendo el panorama en el que viven estas comunidades no podemos mirar para otro lado. Somos concientes de que con muy poco hacemos MUCHO.

¿Por qué es importante para los alumnos este tipo de experiencias?

—La odontología debería trabajar desde la salud y no con la enfermedad establecida. Estas experiencias deberían formar parte siempre del proceso de capacitación y aprendizaje universitario, ya que entre otras cosas sirven para “empaparnos” de realidad. Nos enriquecen profesionalmente y sobre todo en la faz espiritual. Los alumnos convivieron con un cuadro de situación en el que abunda el hambre, la injusticia social, la discriminación, y tantos otros males, que sufren gran parte de los habitantes de nuestro país. Pero lo más importante es que se comprometieron con la labor y están dispuestos a seguir colaborando siempre en este tipo de proyectos.
¿Y los pobladores?

— Los pobladores nos hicieron sentir su agradecimiento. La población aborigen ha sufrido muchos abusos a través de los años, y están acostumbrados a los maltratos y a la falta de respeto permanente. Fueron echados de sus propias tierras, y discriminados viven excluidos y desprotegidos socialmente. Es por eso que sienten una alegría inmensa al ver que desde tan lejos alguien viene para tenderles una mano y poder ayudar. Por eso la idea es seguir ampliando este proyecto año a año. Junto a la Cátedra de Odontología Sanitaria, Social y Legal de la Facultad UCALP-SOLP, tenemos la intención de seguir promoviendo este tipo de tareas, que consideramos sumamente valiosas para desarrollarlas en el marco de estas instituciones. Recibimos el apoyo principalmente de la Dra. Lucia Dri, medica sumamente comprometida con la problemática de las comunidades aborígenes y de su pueblo, y con una sensibilidad social destacable. Ella fue quien por segundo año consecutivo nos consiguió el alojamiento y nos brindo su ayuda, charlando con los padres y obteniendo datos para la realización de las encuestas sociales e historias clínicas.

0 comentarios: