La Plata: Se reanudaron audiencias del Juicio por la Verdad

jueves, 17 de septiembre de 2009

Desde hacía semanas, la APDH La Plata reclamaba su inicio ante la Cámara Federal de Apelaciones. El día clave fue hoy, 16 de septiembre. "La vuelta al ruedo de una búsqueda incansable de verdad y justicia que lleva más de una década", expresaron desde la APDH La Plata.

Pasadas las diez de la mañana de ayer, dieron comienzo las audiencias del Juicio por la Verdad tras más de dos meses de inactividad judicial sobre dicho proceso impulsado por organismos de derechos humanos, entre ellos, la APDH La Plata y que tienen lugar desde 1998.

En principio, estaban citados a declarar los siguientes testigos y en este orden: Olga Proclum de Bossio, esposa de Oscar Alberto Bossio, quien emitió palabra por el caso de éste; María del Carmen Duarte, quien testimonió sobre su detención; Jorge Llanes, citado por el caso de su padre, Raúl Alfredo Llanes; María Llavinelli, por declaración testimonial sobre la desaparición de su hermano; y Silvia Orquín para expresar su versión de los hechos sobre el caso de su esposo, Manuel Lampert.

Sin embargo, y como suele ocurrir en algunas ocasiones, no todos los testigos se hicieron presentes en la Cámara Federal de Apelaciones a los fines de brindar información sobre el destino de personas desaparecidas en jurisdicción platense.

Proclum de Bossio y Duarte fueron las únicas testigos presentes en esta primera audiencia luego del receso judicial. La primera de ellas solicitó reserva testimonial de sus declaraciones ante los jueces, no así la segunda.

Por su parte, María del Carmen Duarte había solicitado personalmente al Juzgado la ampliación de su testimonio, el cual había tenido lugar el 2 de mayo de 2007 y ante la misma Cámara, que fue quién se lo concedió.

La declaración de la testigo ofreció sus particularidades debido a la connotación de aquello que tenía para decir y a la necesidad de expresión que manifestaba. Sus dichos tuvieron mucho que ver con la relación que mantuvo con su marido –miembro del Servicio de Inteligencia- durante los primeros años de la última dictadura militar.

Si bien la declaración no fue significativa en cuanto al aporte de datos precisos que permitiesen obtener información sobre desapariciones, la testigo contó las amenazas a las que fue sometida por su marido y por el círculo de éste en caso de que ella filtrara información o documentación pertinente al secuestro y situación de desaparecidos. Información que, según ella, circulaba de manera corriente por los pasillos de su casa y ante la que estaba obligada a callar.

Duarte también habló de aquel año 1977, en el que su marido permaneció en La Plata, de los Cursos de Inteligencia a los que concurrió entre 1978 y 1982 y de la exigencia profesional que mantenía. No obstante, la testigo fue más allá de su vida personal y pudo precisar una situación que trataría de un nacimiento clandestino mientras ella trabajaba de enfermera en la Clínica Guemes de la ciudad bonaerense de Luján, en septiembre de 1976.

"Era una bebé hermosa, de unos tres kilos aproximadamente. No tenía ropa, ni nombre. Su mamá, una joven con la que nunca hablé, de unos dieciocho o diecinueve años: rubia, de ojos claros y de tez muy blanca", relató Duarte en relación a ese recuerdo que aseguró no haber borrado nunca de su mente. "Sólo vi a la madre el día del parto. Estaba muy asustada, no hablaba. Y después, no supe más nada, desapareció", agregó la testigo.

Fuente: Prensa de APDH La Plata

0 comentarios: